domingo, 24 de febrero de 2013


















 Sigo con Tilda, y desde luego este es uno de mis preferidos.  Esta vez he optado por reciclar telas de unos pantalones vaqueros viejos y una camisa vieja.  Me gusta mucho el resultado y es una manera de reciclar algo que todavía es útil.  Cualquier tela vale, pero si además viene de una prenda que hemos llevado durante mucho tiempo y con la que hemos vivido buenas experiencias, quedaran en el recuerdo con este muñeco.