miércoles, 3 de julio de 2013

Solo una muñeca




















  Hacia días que no me decidía por una muñeca, me gustan mucho los animalitos pero desde niña siento una especial debilidad por las muñecas de trapo.  Me fascina su sencillez y sobre todo hoy por hoy con tanta tecnología, el que no haga nada, creo que le dan un valor añadido.  Solo tienes la imaginación para usar con ella, ni le quitas ni le pones ropa, ni siquiera se puede peinar ya que el pelo es de lana.  Pero existen desde la antigüedad, con todos los materiales imaginables y en todas las culturas.  Es sencillamente un juguete.