jueves, 29 de agosto de 2013

Desde que conocí el arte del furoshiki, estoy como loca, todo lo
envuelvo con telas.  Encontré callejeando por Zaragoza esta tela
japonesa que me encantó. Con ella que me he hecho una funda para
el ipad.  Le cosí otra tela distinta para que quede mas fuerte y no se
vea la parte trasera. Se cosen  los bordes con el estampado
encarado una a la otra y luego dándole la vuelta.
 A mi me encanta, es distinto y original.   Y desde luego para envolver un regalo como un buen libro que queramos regalar a algún ser querido, nos va a dejar muy bien con esa persona y hará ver lo mucho que nos
                                                      importa.   
A veces hay que cuidar los detalles y demostrar mas con lo que 
hacemos por valorar a otras personas que una simple compra de 
compromiso