martes, 15 de octubre de 2013


  Este es otro ejemplo de la versatilidad de los amigurumis, unos novios ratones, preciosos para decorar una tarta de boda.  El luce chistera que siempre es un toque de elegancia y que marca la etiqueta de la boda, aunque ella prefiere un informal traje corto con un pícaro detalle en forma de lazo en su larga cola. Y como no rematamos con el tradicional velo, zapatos a juego y tonos naranjas en el ramo que simboliza la creatividad.
!VIVA LOS NOVIOS¡